Hay un momento justo antes de dormirte completamente en el que tu conciencia recupera en un instante los momentos más importantes vividos durante lo largo de tu vida. Cada día, cada noche, sin darnos cuenta. Dicen que el segundo después al flash, aparece la persona que te hace sonreír e inconscientemente, nos dormimos.

11.04.2011


Lo que nos pasa a casi todos es que nos pasamos la vida como locos, pensando en el futuro, con una meta entre ceja y ceja, corriendo hacia ella, sin detenernos ni un segundo a pensar, a mirar, a escuchar, ni si quiera a respirar y no nos damos cuenta de que la vida, nuestra vida, esta pasando mientras que pensamos en que será de nosotros mañana, mientras que corremos y vivimos el presente como cuando vas montado en un coche a 180 kilómetros por hora de noche y miras por la ventanilla y a penas eres capaz de distinguir cuantos árboles, coches o luces hay a siete u ocho metros de ti, ni mucho menos sus colores o formas. Eso mismo nos pasa con las personas vivimos tan deprisa, que no nos paramos a ver como son... Pero de vez en cuando, frenas y cuando frenas piensas, escuchas, miras, y puede que te encuentres con algo que te hace feliz, que ha estado hay desde hace mucho tiempo, pero como ibas tan rápido no lo habías visto de la forma en la que lo ves ahora.



No hay comentarios:

Publicar un comentario