Hay un momento justo antes de dormirte completamente en el que tu conciencia recupera en un instante los momentos más importantes vividos durante lo largo de tu vida. Cada día, cada noche, sin darnos cuenta. Dicen que el segundo después al flash, aparece la persona que te hace sonreír e inconscientemente, nos dormimos.

7.29.2011

Creo que este chico me está empezando a volver loca.

He empezado a soñar con él. Eso es malo. Malo si eres de las personas que no le gusta enamorarse. Y pienso así porque tengo un miedo irracional al después, al dolor. No soporto que me hagan daño, como todo el mundo, aunque he de reconocer que en ocasiones soy algo masoca. Al meterme en la cama mi cabeza me juega malas pasadas imaginando fantasías con él, y al despertar lo mismo.
 ¿Por qué el corazón no tiene un precioso motón de desconectar?
Por favor, que alguien pulse el maldito off.

7.26.2011

Todo lo que necesitas es amor.

 -Pero... es que no entiendo qué te pasa.
-¿Qué no lo entiendes? ¡Si eres tú!
-¿Qué he echo yo?
-Lo haces continuamente: me intentas ayudar con mis problemas, haces que me olvide de las cosas malas que tengo alrededor, me sacas una sonrisa, dos, tres..., me dices que soy tonta y te ríes.
-¿Y eso es malo?
-¡Sí! Porque me he acostumbrado a hablar contigo y que mis sonrisas escondan tu estúpido nombre. Llevo una semana diciéndome que no piense en ti mientras estoy leyendo una historia de amor, o viendo una película, pero creo que no puedo... ¿me entiendes?
-Sí, creo que sí, pero dime qué hay de malo en eso.
-¿Recuerdas cuándo te dije que buscaba a alguien que hiciera que respirar fuera algo difícil para mí?
-¿Me estás diciendo que esa persona soy yo?
-Te estoy diciendo que quiero ser esa persona para ti.